¿Cuál es el mejor sistema de calefacción?

Seguridad Hogar Seguridad en el Hogar

Con la llegada de las bajas temperaturas debemos preparar nuestros hogares para afrontar el frío invierno.

Acondicionar las casas para que sean acogedoras y confortables es fundamental para encontrarnos cómodos en nuestro refugio. La calefacción es uno de los elementos imprescindibles en el hogar para lograr la temperatura perfecta y estar a gusto en nuestra propia casa.

Muchas personas tienen dudas sobre cuál es el mejor sistema de calefacción. Lo cierto es que existen varias opciones para calentar los hogares y decidir cuál es la mejor depende de diversos factores, por lo que es difícil generalizar, ya que habrá hogares a los que les venga mejor un tipo de calefacción u otro.

¿Qué tipos de sistemas de calefacción existen? 

Te mostramos los diferentes tipos de calefacción existentes para que, en función de tu presupuesto, de los metros con los que cuenta tu hogar, de sus posibilidades energéticas, del clima de la zona y del tipo de aislamiento de la casa, elijas el que creas que puede adaptarse mejor a tus necesidades y a las de tu hogar. 

Además, tienes que tener en cuenta que hoy en día es posible instalar temporizadores para controlar mejor el consumo energético, incluso existen termostatos inteligentes que permiten controlar la calefacción desde cualquier punto de la casa o desde un smartphone, así como calderas de condensación que reducen el consumo y contaminan menos

Recuerda que para conseguir una mayor comodidad y no tener que estar preocupado por el consumo de la calefacción, tendrás que hacer una mayor inversión en el sistema de calefacción que decidas instalar. Estos son los sistemas más habituales para las viviendas:

  • Calefacción eléctrica: los sistemas de calefacción eléctricos siempre son más seguros que los de gas. Su manipulación es mucho más cómoda y su eficiencia a la hora de calentar el hogar es óptima. La pega que encuentran muchos consumidores es su precio, el doble que el del gas natural.
  • Calefacción de gas natural: resulta seguro y barato. Todos los hogares españoles ofrecen la posibilidad de instalar un sistema de calefacción de gas natural que una vez realizado, necesitará poco mantenimiento, tan sólo las revisiones anuales pertinentes por parte de profesionales de la compañía. El gasto en una vivienda de mediano o pequeño tamaño puede rondar los 50 euros mensuales.
  • Calefacción de gas propano: en caso de no poder contar con gas natural, otra opción es el gas propano. Resulta económico para el bolsillo (unos 400 euros al año), pero su suministro no es tan abundante como lo es el del gas natural y debemos estar pendientes de reponer la bombona cuando se acaba el gas.
  • Calefacción de gas butano: es menos segura que la calefacción de gas natural y es que manipular las bombonas de butano conlleva cierto peligro. El gasto anual puede rondar unos 600 euros en casas de tamaño pequeño o mediano.

Por lo tanto, ¿cuál es el mejor?

Viendo los pros y los contras de los distintos sistemas de calefacción, podemos deducir que no hay uno mejor que otro, sino que simplemente debemos encontrar el que más nos guste o mejor se adapte a nuestra vivienda, aunque es cierto que habrá ciertos factores que puedan hacer que nos decidamos por uno u otro sistema de calefacción en nuestra casa y que la calefacción de gas natural es la más utilizada hoy en la mayoría de los hogares.

Si principalmente buscamos un sistema de calefacción seguro, tendríamos que elegir uno de tipo eléctrico (aunque nos saldrá más caro). Si lo que queremos es despreocuparnos de la calefacción, quizá una caldera de gas natural puede ser nuestra solución, ya que requiere muy poco mantenimiento (una o dos revisiones anuales). Si nuestra elección está basada en reducir el gasto, podremos usar bombonas de gas propano, ya que resulta un poco más económico que el gas butano o el gas natural.

¿Y el más eficiente?

En los últimos años, el desarrollo e innovación en este sector ha traído sistemas de calefacción de gas más eficientes que los que había (con las nuevas calderas de condensación), y también otros sistemas alternativos muy eficientes como la aerotermia o la biomasa

Los sistemas de calefacción más eficientes son el gas, la aerotermia y la biomasa

La calefacción con biomasa más utilizada hoy en día son las estufas de pellet; un material orgánico considerado como energía renovable y muy barato. El problema de estos sistemas de biomasa es que no están pensados para calentar una casa entera (ya que eso requiere canalizaciones y hacer obra en casa con el consiguiente gasto), sino más bien para estancias relativamente pequeñas. Por otro lado, la calefacción por aerotermia consiste en usar la energía del aire para calentar la casa en invierno (es aconsejable instalarla únicamente en climas donde el invierno sea templado, ya que si hace demasiado frío caerá su eficiencia).

Al final, la mayoría de la gente se decide por un sistema de calefacción de gas natural con una caldera lo más eficiente posible, ya que el suministro está garantizado y no hay que estar pendiente de si se acaba (como sucede con las bombonas de butano o propano), es barato, seguro, y apenas requiere mantenimiento.

¿La calefacción la cubre el seguro de hogar?

Por normal general, un seguro de hogar no cubre la caldera, ni tampoco los elementos asociados a la calefacción como por ejemplo la rotura del radiador. Lo que sí suelen tener incluidas la mayoría de pólizas son las reparaciones o sustitución de algunos electrodomésticos (los más básicos, como el frigorífico, el lavavajillas o la lavadora).

Una caldera, al igual que el horno o la mayor parte de pequeños electrodomésticos, no suele estar cubierta por las aseguradoras, por lo que debemos remitirnos a la garantía del fabricante si es que disponemos de ella.

Es probable que pese a que la aseguradora no nos cubra una avería en la caldera sí cubra los daños ocasionados en la vivienda debido a su avería (por ejemplo, un daño causado por el agua que se pueda salir de los radiadores).

Existen algunas compañías aseguradoras que sí cubren las averías de la caldera, pero esto debería quedar reflejado en una cláusula específica que generalmente es un suplemento adicional a la póliza de hogar. Para poder comparar precios de seguros de hogar, accede a nuestra web, donde además podrás recibir asesoramiento gratuito por parte de nuestros expertos.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS