Fontanero en el seguro de hogar

Fontanero en el seguro de hogar Seguridad en el Hogar

Siempre pensamos, cuando tenemos un seguro de hogar, que tenemos un montón de cosas cubiertas y, a veces, nos llevamos sorpresas. Sorpresas que, en otros casos, son positivas, cuando nos enteramos de que algunos posibles daños que suponíamos fuera de cobertura, sí que están incluidos y no teníamos ni idea.

Lo importante es leerse o conocer a fondo las particularidades de nuestra póliza, para no tener coberturas que, por las peculiaridades de nuestra casa o nuestro estilo de vida, no vayamos a usar nunca (en principio) y en cambio, dejemos de lado otras que sí que pueden sernos útiles en alguna ocasión.

Es fundamental al contratar un nuevo seguro de hogar, que te asegures de que los daños por aguas están cubiertos. De este modo, cualquier eventualidad relacionada con la fontanería quedaría incluida en las coberturas de tu póliza. Eso sí, esto tiene que estar acordado antes de que se produzca el siniestro, no durante ni después. Ahí sí que ya no tiene lugar llamar al seguro y deberás correr con los gastos por tu cuenta.

Exclusiones

El seguro no cubrirá un daño si tu instalación ya estaba estropeada, así que si te compras una casa de segunda mano que tiene unos años ya de antigüedad, probablemente la compañía de seguros se adelante y te ofrezca la cobertura de daños por aguas. Hoy por hoy, es una cobertura muy común porque, aunque lo ideal sería no tener que usarla, tuberías en casa tenemos todos, y el riesgo de una fuga o rotura siempre está ahí.

Si no tienes cuidado y se produce un incidente (el desgraciadamente ya conocido caso de las toallitas húmedas en el wc, por ejemplo), será considerado mal uso y te tocará abonar la factura de la reparación a ti, porque el seguro rehusará ese siniestro.

¿Compensa llamar a un fontanero de urgencias?

Supongamos que no tienes uno, y aunque este no sea el momento idóneo para contratar un seguro de hogar, es algo que deberías hacer en cuanto te hayan hecho la primera reparación urgente, porque los daños por aguas aparecen cuando menos se los espera y evidentemente, no parecen preocuparse mucho si justo ibas a irte de viaje o estás preparando tu casa porque al día siguiente entran unos nuevos inquilinos. Todos conocemos los servicios de urgencias 24 horas, concebidos para solucionar con gran rapidez estos contratiempos, al menos para lograr que deje de manar agua, aunque después haya más arreglos que terminar hasta dejarlo todo completamente listo. Pero también sabemos del elevado coste que tienen estos servicios.

Es muy importante, por esta razón, valorar si realmente es una urgencia o podemos arreglarnos y esperar hasta el día siguiente. El susto de levantarse un domingo y ver una gotera o un charco de agua en el suelo es morrocotudo, pero si le damos una vuelta, a lo mejor si cerramos la llave de paso y la abrimos el tiempo justo para darnos una ducha rápida o llenar unos cubos de agua para pasar el resto del día, podemos esperar al lunes y el ahorro puede ser considerable a la hora de recibir la factura de la reparación. Por supuesto, si ni cerrando la llave de paso se soluciona el problema momentáneamente, debemos llamar al fontanero, no sea que la avería termine perjudicando el piso de los vecinos y sea peor el remedio que la enfermedad. 

Factores que influyen en el precio

Como sabemos que, junto con los materiales necesarios y la tarificación por horas, el desplazamiento es un concepto que aparece en la factura de estos profesionales, intenta encontrar uno que se encuentre lo bastante cerca de tu domicilio, por si el kilometraje influye en el coste final. En algunos lugares, las tarifas varían dependiendo de la distancia que deba recorrer desde su lugar de origen el fontanero que vendrá a arreglar tu avería. Si das con uno en tu zona, quizá abarates el coste total de la reparación.

Al contactar con él, debes preguntar el precio, incluyendo el gasto por desplazamiento, mano de obra, asistencia con carácter de urgencia y si hay algún otro coste que pudiéramos no conocer. A lo mejor no puede darte un precio final hasta que no llegue y vea el alcance de la avería, pero para hacerte una idea de lo que te supondrá, puede servir.

Pide presupuesto y factura

Deben darte un presupuesto antes de empezar, una vez el fontanero haya visto y valorado la avería. Es la forma de que se ajuste al precio que te ha dado y no te lleves sorpresas después. Cuando termine, la factura que debe darte debe reflejar los trabajos realizados, y los costes añadidos que veíamos antes (desplazamiento, precio de la hora de mano de obra y el tiempo empleado, materiales si ha sido necesario, extra que se aplica por la asistencia de urgencia…), además de añadir el IVA y sus datos fiscales, para poder reclamar en caso necesario si surge algún contratiempo con la reparación.

Si encima de llamar a un fontanero de urgencias, que el profesional acuda a tu domicilio en fin de semana, en festivo o por la noche, tiene un coste más elevado en la mano de obra y posiblemente un extra añadido por la asistencia urgente.

No olvides asegurarte de que los materiales utilizados son nuevos y adecuados para tu instalación. Es legal que te pongan en según qué casos, materiales usados y es perfectamente legal, así que controla el precio: si este es el caso, tienes que autorizar su uso y el coste debería ser menor. Si no lo es, exige que sean nuevos.

Garantías

Normalmente la garantía de estos trabajos es de tres meses (otra razón por la que debes obtener y guardar tu factura), así que, si has abonado el trabajo, pero el problema persiste, debes contactarlos de nuevo y notificar lo que sucede, de forma que vuelvan y lo reparen correctamente sin coste adicional. 

El seguro de hogar

Como has visto, contar con un seguro de hogar puede salvarte de desembolsar importantes cantidades de dinero, aunque no pueda evitar que tus tuberías se fisuren o que se te rompa un sanitario. Por eso, lo más conveniente es contar con uno para que puedas estar tranquilo sabiendo que pase lo que pase, alguien vendrá a ayudarte y no tengas que preocuparte de si es jueves o domingo.


MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS