Humedades y el seguro de hogar

“¡Menuda humedad me ha salido en casa!” Esto puedes decirlo tú… o tu vecino, y ser tú el causante de ella. ¿Cómo actúa el seguro? Seguridad en el Hogar

Ya dice el refrán que, en abril, aguas mil. Tan cierto es este refrán como lo es que todas esas aguas vienen fenomenal, siempre que se queden fuera de casa. Los daños por agua a la vivienda propia y la de los vecinos ante una avería se encuentra en las estadísticas como una de las reparaciones más habituales a las que deben hacer frente los seguros de hogar

Sin embargo, no todas las humedades están cubiertas por los seguros de hogar, por lo que, a continuación, te vamos a contar las distintas humedades que podemos tener en una casa, así como algunas de las coberturas que puede haber en dichos seguros.

Humedades y goteras causadas por avería

Todos los usuarios de electrodomésticos, de instalaciones que usan tuberías por las que circula el agua, entre las que se cuentan calefacciones, baños y cocinas, estamos sujetos a la posibilidad de sufrir una avería. Y estas averías pueden causar las que conocemos como humedades por filtración, es decir, manchas que aparecen en los techos o en las paredes y, en el peor de los casos, goteras

En estos casos en los que se producen daños por una avería de forma fortuita podría ser necesaria la cobertura de daños por agua de nuestro seguro de hogar, una cobertura que tienen muchas pólizas. Los daños propios pueden afectar tanto a continente como a contenido, pero, además, habrá que localizar la avería, arreglarla, y, con toda probabilidad, volver a pintar. 

Sirva como ejemplo el seguro de hogar de Pelayo Hogaralia, en el que si tienes asegurado tanto el continente como el contenido de la vivienda, y ocurre un daño por agua cubierto por el seguro, se contempla la cobertura de los gastos que se ocasionen por la localización y reparación de la avería, los daños ocasionados a los propios bienes asegurados como contenido, así como los gastos de desatasco de la instalación averiada en su caso. 

Puede ocurrir, asimismo, que nuestra avería haya ocasionado daños en la vivienda de uno de nuestros vecinos, o el caso contrario, aquel por el que nosotros detectamos daños ocasionados en nuestra vivienda provenientes de una avería de la instalación de uno de nuestros vecinos. En este último caso, debemos contactar con ellos lo antes posible, para que den aviso a su compañía a la mayor brevedad. Su seguro de hogar, probablemente, se hará cargo de esta reparación

A pesar de lo anterior, es importante conocer al detalle las coberturas contempladas en nuestra póliza, ya que cuando esta avería se produce en un momento en que hemos estado fuera de la vivienda durante un plazo largo de tiempo, es posible que veamos que el seguro de hogar contempla una exclusión en este caso.

Humedades por condensación

Las humedades por condensación se producen cuando hay una diferencia grande entre la temperatura exterior y la interior, es decir, si tenemos la calefacción en casa muy alta con temperaturas exteriores muy bajas, es muy probable que veamos aparecer gotitas en los cristales, o que nos veamos obligados a recoger gotas mucho más grandes del aluminio de nuestras ventanas por la condensación. 

Este tipo de humedad es consecuencia también de la falta de ventilación de las estancias, así como de la falta de extracción de vapor de agua que se genera en las cocinas y baños, o la costumbre de dejar prendas a secar en los radiadores. En ocasiones puede ser también consecuencia de la presencia de humedades en las fachadas, aunque es el caso menos habitual. 

Salvo que se encuentren incluidas por indicación expresa del asegurado, la mayoría de las compañías aseguradoras excluyen este tipo de humedades de sus pólizas de seguro de hogar. Se entiende por su parte que se producen de forma paultina, a causa de una falta de mantenimiento correcto de la vivienda, o por esos hábitos que nombrábamos antes, y por lo tanto no se hacen cargo de los gastos que se ocasionen al reparar paredes en las que se ha acumulado moho, o el cambio de ventanas de aluminio por otros materiales menos propensos a la acumulación de humedad como el PVC. 

Así, si consultamos el seguro de hogar de Generali encontraremos en las exclusiones una referencia específica a estas humedades por condensación, por la que no se considera un daño por agua que cubra la póliza. 

Humedades por capilaridad

Otro tipo de humedad que se puede presentar en las viviendas es aquel producido por una construcción sobre un suelo que presente unos índices muy altos de concentración de agua en el subsuelo, y para las que las viviendas no estén correctamente preparadas. Estas humedades pueden darse en las plantas bajas, y pueden alcanzar hasta el metro o metro y medio de altura, dañando tanto las pinturas como el interior de las paredes. 

En estos casos, podríamos pensar en un problema proveniente de la construcción, del que pudiera hacerse cargo el seguro que por ley deben contratar los promotores de la construcción, y que se conoce como seguro decenal. Sin embargo, salvo que se produzca un daño tan grave que se vea en riesgo la estructura del edificio o que pueda pensarse incluso en que pudiera ocasionar su derrumbe, el seguro decenal no se hará cargo de esta reparación. 

Como siempre, reiteramos nuestra recomendación: es importante dedicar un tiempo a comparar los seguros de hogar y las diferentes coberturas de cada uno, ya que es posible que cada uno de ellos contemple la cobertura de los daños por agua de forma diferente, así como las exclusiones que deban aplicarse a dicha cobertura.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS