¿Qué hacer en caso de incendio en mi casa?

¿Qué hacer en caso de incendio en mi casa? Seguridad en el Hogar

En este artículo podrás informarte acerca de

Saber qué hacer en caso de incendio puede salvarte la vida. Si puedes apagar el fuego, hazlo; pero hay que saber, no podemos empezar a echar agua con cubos “a lo loco”, porque, a veces (casi siempre), es peor.

Si no es así, lo primero es ponerse a salvo y después, pedir ayuda. Para atravesar el fuego, gatea debajo del humo y asegúrate de evitar atravesar ni tocar puertas que pueden estar calientes.

Según las estadísticas, los incendios domésticos son responsables de muchas muertes cada año, así que tenemos que intentar que las cifras se reduzcan. Además de tener un buen seguro de hogar, primordial para poder subsanar los daños en caso de que, por algún motivo, se origine un incendio en tu casa, hay medidas de protección contra incendios que puedes seguir para mantener a tu familia segura en caso de incendio. Si aún no tienes ese seguro, puedes echar un vistazo.

Por supuesto, la prevención es el mejor paso hacia la seguridad contra incendios, pero si te ves envuelto en uno de ellos, debes saber exactamente qué hacer. Repasemos los pasos.

Extingue el fuego si es posible

Si el fuego acaba de empezar (por ejemplo, una sartén se incendia en la cocina), es posible que puedas contenerlo. Coge un extintor, tira del pasador, apunta a la base de las llamas, aprieta la palanca del extintor y haz barridos de lado a lado hasta que el fuego se apague. Asegúrate de que el fuego esté completamente apagado y de que nada siga ardiendo.

Gatea bajo las llamas para escapar

El fuego produce humo y gases tóxicos que pueden causar mareos o pérdida del conocimiento si se inhalan, lo que te puede causar problemas si estás tratando de salir de un edificio en llamas. Para escapar de un incendio y el humo, arrástrate hasta la salida más cercana, recordando que puede ser una ventana (al menos podrás gritar y pedir ayuda). Mantenerte lo más cerca posible del suelo te ayudará a protegerte de inhalar ese humo y gases tóxicos.

Revisa las puertas (y los pomos de las puertas) en busca de calor

Si tienes que atravesar una puerta para llegar a una salida, verifica antes si la puerta está caliente. Si la puerta (o el pomo) está caliente al tacto, podría haber fuego en el otro lado, así que no la abras. Si abres una puerta y ves fuego o humo, ciérrala enseguida y busca una segunda salida.

Busca un lugar seguro  

Una vez que hayas conseguido salir, huye del fuego hacia un lugar seguro. Algunas partes de la casa como el techo o algún tipo de revestimiento pueden incendiarse y caer alrededor del perímetro del edificio, así que aléjate por la calle (por el centro, si es posible) para ponerte a salvo.

Llama para pedir ayuda

Una vez que te hayas alejado del fuego, llama a los bomberos. Si no tienes encima el móvil porque te lo has dejado con las prisas, lo que es comprensible, ve a casa de algún vecino o local en la calle y pídelo prestado. Explícale al operador que ha habido un incendio, dale tu dirección y luego no cuelgues, por si necesitan más información o quieren darte algún tipo de pauta a seguir. 

Si estás atrapado dentro

Si te quedas atrapado, cubre las rendijas alrededor de la puerta con lo que encuentres: mantas, chaquetas, toallas, etc. Si puedes mojar la tela, mejor. Cubre los conductos de ventilación con ropa húmeda también, para evitar que el humo se filtre en la habitación, y llama al 112 si tienes acceso a un teléfono.

En el caso de que te quedes encerrado en el piso alto de un edificio, cuelga desde la ventana sábanas o cualquier objeto lo bastante grande como para captar la atención de la gente, para que los bomberos sepan dónde estás. No intentes atravesar el fuego.

Si tu ropa se incendia, debes detenerte inmediatamente, tirarte al suelo y rodar; cúbrete la cara con las manos mientras ruedas para protegerte aún más de las llamas.

Una vez que ya estés a salvo, es recomendable que te pongas en contacto cuanto antes con tu aseguradora para informarles de los daños sufridos, así como para aportarles toda la información, fotográfica y documental, de lo que ha sucedido.

Aprende a prevenir incendios domésticos

La mejor manera de garantizar la protección contra incendios es previniéndolos, aunque parezca una obviedad. Los pequeños detalles convierten una casa en un hogar más seguro para ti y tu familia: cambia las velas tradicionales por velas con llama LED, evita fumar en el interior, presta atención a los cables pelados y enséñales a tus hijos las pautas a seguir en caso de incendio, informándoles acerca de los peligros de cerillas y mecheros; mantenlos siempre alejados de su alcance.

Ten en casa equipos de emergencia como extintores en correcto estado y revisa tus alarmas de humo de vez en cuando: puede ser útil para reponer baterías agotadas o encontrar algún defecto que pudiera inutilizarlos.


Ahora que sabes qué hacer en caso de incendio en tu casa, el siguiente paso es hacer todo lo posible para que la prevención sea una prioridad. Si no lo tienes, además de un buen seguro de hogar, contempla la posibilidad de instalar un sistema de seguridad para tu hogar con protección contra incendios para brindarte a ti y a tu familia, sobre todo, tranquilidad.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS