¿Qué hacer en caso de incendio?

¿Qué hacer en caso de incendio? Seguridad en el Hogar

El fuego es una de las principales causas de siniestro en las viviendas españolas. Según cifras oficiales del sector asegurador, los seguros de hogar reciben cada día cientos de llamadas para dar partes relacionados con algún siniestro originado por el fuego. No es un tema baladí, ya que si no se actúa con rapidez y mente fría, el accidente puede convertirse en tragedia en pocos minutos. Por ello, saber cómo actuar ante una situación de este tipo y tener un protocolo previamente estipulado en casa, puede hacer que todos los miembros del hogar sepan actuar ante una situación de este tipo, en la que los nervios o el miedo pueden jugarnos una mala pasada. 

Saber qué hacer en caso de incendio puede salvarte la vida. Si puedes apagar el fuego, hazlo; pero también es importante saber que no podemos empezar a echar agua “a lo loco”, porque, a veces (casi siempre), es peor. ¿Lo sabías? Es un pequeño detalle, ya que fruto de los nervios, lo primero que se nos ocurriría a cualquiera sería hacer justo eso. 

Ante un incendio en el hogar, lo primero es ponerse a salvo y después, pedir ayuda

En caso de tener que atravesar el fuego, los expertos recomiendan gatear por debajo del humo evitando atravesar o tocar puertas, ya que pueden estar muy calientes. 

Según estadísticas oficiales, los incendios domésticos son responsables de muchas muertes cada año en España, así que nuestra tarea es la de intentar que las cifras se reduzcan, y la prevención es la mejor estrategia para lograrlo. Además de tener un buen seguro de hogar, primordial para poder subsanar los daños en caso de que se origine un incendio en tu casa, hay medidas de protección contra incendios que puedes seguir para mantener a tu familia segura en caso de incendio. 

UN SEGURO DE HOGAR ES IMPRESCINDIBLE PARA EVITAR UN DESEMBOLSO INESPERADO EN CASO DE INCENDIO EN CASA

¿Cómo actúa un seguro de hogar ante un incendio en casa?

Una vez que la vorágine haya sucedido y las vidas estén a salvo, hay que comenzar con el proceso de recuperación. En primer lugar, el tomador del seguro, persona que suele coincidir con el dueño de la vivienda, ha de llamar a la compañía aseguradora para dar parte de lo sucedido, a poder ser con el mayor lujo de detalles posible. Una vez la compañía disponga de toda la información, enviará un perito de seguros a la vivienda para que evalúe los daños y, pasado ese trámite, el seguro se hará cargo de la pertinente reparación de daños o indemnización (por ejemplo, a los vecinos en caso de daños), atendiendo siempre al tipo de póliza que el tomador tenga contratada. 

Este proceso puede variar dependiendo de la compañía elegida y del tipo de seguro de hogar contratado, pero, a grandes rasgos, el proceso suele ser siempre parecido al ya citado. 

Ahora bien, llegado el momento de la verdad, ¿cómo actuarías? Estas pautas pueden venirnos muy bien en un momento dado, ¡toma nota!

¿Cómo actuar ante un incendio en casa?

Mantén la calma

Lo primero y más importante de todo es intentar mantener la calma. Los nervios son muy traicioneros y pueden hacernos tomar decisiones erróneas en un momento crítico. Si mantenemos la calma, lograremos poder pensar con mayor claridad y actuar así con más rapidez. Estudia rápidamente la situación. Detecta de dónde proviene el fuego, qué probabilidades hay de que se extienda con rapidez y cuál es la forma más rápida y segura de abandonar la zona.

Dispón de un extintor siempre en casa

Si el fuego acaba de empezar (por ejemplo, una sartén se incendia en la cocina), es posible que puedas contenerlo. Retira el elemento que se está quemando si puedes, coge un extintor si lo tienes a mano (todos deberíamos tener uno al menos de tamaño mini en casa), tira del pasador, apunta a la base de las llamas, aprieta la palanca del extintor y haz barridos de lado a lado hasta que el fuego se apague. Asegúrate de que el fuego esté completamente apagado y de que nada siga ardiendo.

Todos a salvo

No pierdas el tiempo en recoger objetos que consideres de valor. Ante un incendio cada segundo vale oro. Lo más importante es tu salud y la de las personas que se encuentren contigo en ese momento. Por supuesto, si hay niños en el lugar del incendio, no los dejes solos, huye a la calle cuanto antes. 

Gatea bajo las llamas para escapar

El fuego produce humo y gases tóxicos que pueden causar mareos o pérdida del conocimiento si se inhalan, lo que te puede causar problemas si estás tratando de salir de un edificio en llamas. Para escapar de un incendio y el humo, arrástrate hasta la salida más cercana, recordando que puede ser una ventana (al menos podrás gritar y pedir ayuda). Mantenerte lo más cerca posible del suelo te ayudará a protegerte de inhalar ese humo y gases tóxicos.

¡Ojo con las puertas y los pomos! 

Si tienes que atravesar una puerta para llegar a una salida, verifica antes si la puerta está caliente. Si la puerta (o el pomo) está caliente al tacto, podría haber fuego en el otro lado, así que no la abras. Si no es así y abres una puerta y ves fuego o humo, ciérrala enseguida y busca una segunda salida.

Busca un lugar seguro  

Una vez que hayas conseguido salir, huye del fuego hacia un lugar seguro. Algunas partes de la casa como el techo o algún tipo de revestimiento pueden incendiarse y caer alrededor del perímetro del edificio, así que aléjate por la calle (lejos de la fachada, si es posible) para ponerte a salvo.

Llama para pedir auxilio 

Una vez que te hayas alejado del fuego, llama a los bomberos. Si no tienes encima el móvil porque te lo has dejado con las prisas, lo que es comprensible, ve a casa de algún vecino o local en la calle y pídelo prestado. Explícale al operador que ha habido un incendio, dale tu dirección y luego no cuelgues, por si necesitan más información o quieren darte algún tipo de pauta a seguir. 

Si estás atrapado dentro

Si te quedas atrapado, cubre las rendijas alrededor de la puerta con lo que encuentres: mantas, chaquetas, toallas, etc. Si puedes mojar la tela, mejor. Cubre los conductos de ventilación con ropa húmeda también, para evitar que el humo se filtre en la habitación, y llama al 112 si tienes acceso a un teléfono.

EN CASO DE INCENDIO EN CASA LLAMA CUANTO ANTES AL 112

En el caso de que te quedes encerrado en el piso alto de un edificio, cuelga desde la ventana sábanas o cualquier objeto lo bastante grande como para captar la atención de la gente, para que los bomberos sepan dónde estás. No intentes atravesar el fuego.

Si tu ropa se incendia, debes detenerte inmediatamente, tirarte al suelo y rodar; cúbrete la cara con las manos mientras ruedas para protegerte aún más de las llamas.

Una vez que ya estés a salvo, es recomendable que te pongas en contacto cuanto antes con tu aseguradora para informarles de los daños sufridos, así como para aportarles toda la información, fotográfica y documental, de lo que ha sucedido. Si no lo habías pensado antes, quizá puedas ver qué cubriría tu seguro respecto a un incendio y comparar seguros de hogar para ver si tienes buenas condiciones en tu póliza.

Estos son algunos de los consejos a tener en cuenta para hacer frente a un incendio en una vivienda, no sin olvidar la gran cantidad de incendios forestales que tienen lugar cada año dentro de nuestras fronteras. La suma de todos genera un gran impacto medioambiental, por ello, la prevención es nuestra mejor arma, tanto fuera como dentro del hogar. 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS