5 consejos para el cuidado de la carrocería del coche en verano

Mantener la carrocería en perfecto estado es algo que busca cualquier dueño. Si quieres que tu coche deslumbre siempre ¡entra! Automóvil

Viajar con seguridad en el coche, habiendo atendido a su mantenimiento antes de lanzarnos a la carretera en época de vacaciones, es lo primero que nos debe preocupar cuando nos disponemos a realizar un viaje.

Contar con un seguro de coche que nos proteja de lo que pueda ocurrir en carretera pero que también nos garantice que un pequeño imprevisto no estropeará esos días que tanto esperábamos es algo que no podemos pasar por alto a la hora de marcharnos de vacaciones.

Una vez atendidas estas prioridades, el aspecto de tu vehículo es otro de los puntos a los que debes prestar atención si te preocupa mantener la carrocería, la tapicería y el interior del coche en buen estado.

El cuidado que le demos a nuestro vehículo en el día a día determinará su aspecto a lo largo de los años

En este post vamos a centrarnos en el cuidado del exterior de tu vehículo. Es importante que atiendas al cuidado de la carrocería en verano, una época del año que agrupa diversos factores propicios a estropearla, sobre todo en las zonas costeras.

Consejos para cuidar la carrocería durante el verano

Los desplazamientos a la playa en verano son frecuentes, pero debes tener en cuenta que elementos como el sol, el salitre del mar, la arena y los mosquitos, pueden deteriorar la carrocería.

Para que esto no ocurra, a continuación, te ofrecemos 5 consejos para el cuidado de la carrocería del coche en verano.

Cuidado con dejar tu coche al sol

Una excesiva exposición a los rayos solares y al calor pueden acabar deteriorando la pintura. Para proteger tu coche del sol, procura estacionarlo en zonas donde dé la sombra el mayor tiempo posible. Si tienes posibilidad de mantenerlo resguardado en un garaje, no lo dudes y hazlo siempre que no vayas a conducir. Si no hay posibilidad de resguardar tu coche del sol, cubrirlo con una lona puede ser una buena opción para cuidar de la carrocería de tu vehículo.

Lava tu coche con frecuencia

Sobre todo, en zonas de costa donde la arena se puede acumular, porque resulta un material muy abrasivo para la carrocería. Retira la arena primero con abundante agua antes de frotar la superficie, para evitar arañazos.

Evita el salitre

El salitre presente en las zonas de costa puede ser muy corrosivo. Para cuidar la carrocería del coche, lávala con frecuencia para no dejar que la salinidad entre en acción. Un desengrasante puede ayudar a eliminar el salitre incrustado.

Repara los golpes o arañazos lo antes posible

Repara los golpes o arañazos tan pronto como puedas. Las zonas dañadas son como heridas abiertas para tu coche que propician la corrosión de la carrocería.

Elimina cuanto antes los restos que dejan los insectos y los pájaros

Elimina los restos de mosquitos o de excrementos de pájaros rápidamente para que no se endurezcan. No olvides también limpiar con cuidado los cristales del coche para no dañar la superficie con los restos endurecidos o resecos de arena o mosquitos.

5 cosas a tener en cuenta si conduces durante el verano

En verano, el calor no solo nos afecta a nosotros; también es un gran enemigo para los coches, ya que muchas de las averías que se producen en el periodo estival están relacionadas con problemas en el aire acondicionado o con los neumáticos de nuestros coches. Por ello, desde El Corte Inglés Seguros, te queremos dar unos consejos para que, antes de ponerte en marcha este verano, revises una serie de elementos, y evites cualquier susto. Además, te invitamos a comparar seguros de coche para que sepas con certeza de qué manera puede ayudarte si, a pesar de cuidar tu vehículo como oro en paño, sufres un percance.

Comprueba los neumáticos

En verano, los neumáticos alcanzan altas temperaturas y son uno de los elementos que más sufren cuando se circula con rapidez. Por eso deberás comprobar la presión y el dibujo de los mismos, para asegurarte de que se encuentran en condiciones idóneas, ya que el estado en el que estén influye de manera muy importante para tener un viaje seguro. ¡Pon mucho cuidado!

Revisa el aire acondicionado y el sistema de refrigeración

Asegúrate de que el sistema de refrigeración del coche está en perfecto estado. Cualquier fuga puede provocar que el motor se caliente y provoque una gran avería. Lo mejor para evitar que el aire acondicionado se estropee es evitar usarlo a la máxima potencia. Te recomendamos que nada más arrancar, abras las ventanillas traseras para ventilar el vehículo y una vez se enfríe, las cierres.

Vigila la temperatura del motor

¿Sabías que en verano tu coche puede llegar a perder un 15 % de potencia y a aumentar el consumo del combustible? Pues sí. Las altas temperaturas también afectan al motor de tu coche. Los motores tienen que introducir aire en sus cilindros para poder quemar bien el combustible. Pero cuando se alcanzan altas temperaturas, el aire tiene menor cantidad de oxígeno, lo que provoca que no se queme el combustible.

Te recomendamos que compruebes los indicadores de temperatura que se encuentran en el cuadro de mandos y que vigiles siempre que no alcanza la zona roja si no quieres que el motor acabe quemado.

Los frenos se gastan más

Como sabrás, los frenos son un elemento clave en la seguridad y si no funcionan bien, estarás poniendo en riesgo tu seguridad y la del resto de los usuarios. En verano deberás prestar atención, ya que se calientan más de lo normal.

Cuidar del conductor tanto como del coche

Por supuesto, además de revisar que todo en el vehículo funcione como debería e ir manteniendo un control sobre los aspectos más vulnerables en esta época del año, es imprescindible saber que a las personas también nos afecta el calor al volante. 

Lo mejor para garantizar la seguridad durante los desplazamientos es mantener una temperatura fresca dentro del habitáculo y viajar hidratado. Además, siempre se debe estar alerta ante los primeros síntomas de fatiga y parar a descansar el tiempo que necesitemos.

Es importante tener en cuenta que no existe una cobertura específica para los daños que sufre la pintura por la acción del sol, la sal, el impacto de pequeños insectos, etc…

En el caso de necesitar pintar de nuevo el coche por no haber tomado las precauciones recomendadas frente a estos agentes externos, la única opción posible es dar un parte por daños propios, reservado a aquellos que cuenten con un seguro a todo riesgo

Como ya hemos visto en otras ocasiones, no es lo más recomendable abusar de presentar partes: si se tiene franquicia, porque el arreglo lo pagaremos en parte nosotros como clientes, y en el caso de no contar con una franquicia asociada al seguro, por no aumentar la siniestralidad con algo perfectamente evitable si seguimos esta serie de consejos durante las vacaciones de verano.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS