Ahorra en la compra de tu coche nuevo

No es cierto que los coches cuesten lo mismo en cualquier concesionario oficial de la marca. Sigue leyendo y ahorra en la compra de tu coche nuevo. Automóvil

Comprar un producto de manera ventajosa requiere informarse bien sobre todas las posibilidades que ofrece el mercado. En el caso de la adquisición de un coche nuevo, las posibilidades se disparan. Y es que no es cierta esa vieja creencia que indica que los coches cuestan lo mismo en todos los concesionarios oficiales de la marca, porque trabajan con precios cerrados. Descubre cómo puedes ahorrar en la compra de tu coche nuevo.

Seguir algunos consejos para comprar un coche nuevo nunca está de más

Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) aportan una serie de pistas para que el consumidor consiga hacerse con la mejor oferta en la compra de su vehículo, que pasa por conseguir un presupuesto claro y con todos los descuentos posibles. Pero no son los únicos aspectos que hay que valorar. No le des muchas vueltas, sigue leyendo para poder adquirir un automóvil al mejor precio y así ahorrar al comprar un coche nuevo.

5 consejos para ahorrar a la hora de la compra

Que nos aconsejen para comprar cualquier producto nunca está de más, y si es para ahorrar, viene mucho mejor. Hay algunas cosas que puedes hacer para conseguir un precio más ajustado en tu coche nuevo.

Acude a la web oficial

Para conseguir un mejor precio en la compra de tu coche nuevo, lo primero es acudir a la web oficial. Así obtendremos una referencia, aunque habrá que tener en cuenta que el precio de partida que se indica en algunos concesionarios puede ser superior al precio recomendado por la marca.

Solicita un presupuesto

Debes pedir un presupuesto previo desglosado y por escrito, que se convertirá en una herramienta para el ahorro. Debe incluir el precio base del coche, los datos generales, el modelo y su motorización, además del plazo en que el presupuesto mantendrá su vigencia. Mostrar el presupuesto es una buena opción para que nos mejoren la oferta. Y es que presionar al concesionario con otras ofertas también puede proporcionarnos una rebaja interesante.

Es importante que el presupuesto refleje el nombre y los datos de la concesión. Esta información resultará muy útil si vas a visitar distintos establecimientos, porque así sabrás rápidamente a cuál pertenece cada oferta. 

Comprueba que el vehículo que aparece en el presupuesto es justo el que has pedido. El comprador debe saber cómo es el modelo exacto que desea adquirir y sus características, para comprobar que coincide con el que aparece en el presupuesto; revisa el modelo, la versión, la potencia, el acabado, el número de puertas, el tipo de pintura, el color o el combustible… Que alguno de estos aspectos varíe en el presupuesto que te han dado puede acarrear desembolsos no esperados en el precio final.

Compara los presupuestos

Revisa los descuentos que se aplican en los vehículos. Además del descuento comercial correspondiente a la campaña del mes en curso de la marca, es muy factible que el concesionario añada un descuento propio que siempre admite un margen para negociar. Además de revisar en tu presupuesto que se apliquen todos los descuentos correspondientes, hay que asegurarse de que no hayan aplicado ‘descuentos’ que no deseamos, como pueden ser los de una financiación, que algunos vendedores pueden incluir para hacer más llamativa la opción de la financiación y que acabaremos pagando en intereses.

Si vas a adquirir un coche con extras, vigila sus precios, que suelen incrementar considerablemente el coste final. También hay que estar atento al Impuesto de Matriculación, porque varía entre el 0% y el 14,75% dependiendo del nivel de emisiones del automóvil y a los costes de preentrega, que son libres y pueden oscilar entre 290 y 900 euros.

Comprueba el importe final. El presupuesto debe ser completo e incluir el importe final a desembolsar por la compra del vehículo. Debe recoger gastos como su matriculación, el transporte o las tasas. Pregunta al vendedor si todos están incluidos en el precio final.

Fíjate en el plazo de validez del presupuesto. Este dato marcará el tiempo del que dispones para comparar y decidir manteniendo el precio presupuestado por el concesionario.

Prueba el coche

Si vas a comprar un coche nuevo lo primero que hay que hacer es probarlo, posibilidad que ofrecen prácticamente todos los concesionarios.

Pregunta el plazo de entrega del vehículo

El plazo de entrega para un coche nuevo puede dilatarse varios meses, a no ser que el coche adquirido se encuentre ya en el concesionario o en su campa. En ese caso, podría ser entregado en pocos días. Si necesitas adquirir el vehículo con cierta urgencia, y este es un factor importante, es recomendable que preguntes en los concesionarios por los vehículos en stock e incluso puede interesarte comprar un vehículo de los conocidos como km 0, que entregan casi inmediatamente y su precio es inferior que el de uno hecho a tu medida.

Cómo ahorrar en el seguro de un coche nuevo

Lo mejor para disfrutar de tu coche y conducir tranquilo es saber que viajas con el seguro de coche que más te conviene. En el caso de los coches nuevos, merece la pena contar con una póliza que garantice la protección total de nuestro vehículo, y es que los primeros años es esencial contar un seguro a todo riesgo, con franquicia o sin ella, que nos proteja ante cualquier eventualidad tanto en la carretera, como ante robo, incendio, inundaciones, etc.

Hay opciones que te permitirán ahorrar también en el seguro de tu coche nuevo

Ya que lo más recomendable es una póliza de las menos económicas en los coches a estrenar, la mejor manera de ahorrar es comparar seguros de coche en nuestra web, donde encontrarás las mejores opciones con los precios más competitivos. Hacer esto puede suponerte un ahorro y además podrás elegir el seguro que mejor se adapte a ti y a tu vehículo, pudiendo contar de manera rápida y sencilla con la ayuda de nuestros asesores especializados.

También existen otras opciones que nos harán ahorrar al asegurar nuestro coche nuevo, como traspasar la póliza de tu antiguo coche al nuevo. Esto se puede hacer siempre y cuando contemos con una póliza en vigor de otro coche, ya que al deshacernos de este y comprar uno nuevo, podremos pedir a la aseguradora el traspaso del seguro, permitiéndonos aprovechar la prima abonada previamente (aunque en muchos casos nos tocará abonar una diferencia al cambiar las características del coche a asegurar).

¿Cuánto me dan por mi coche al comprar uno nuevo?

Al comprar un coche nuevo, tenemos dos opciones principales para liquidar el antiguo:

  • Venderlo en el mercado de segunda mano

Siempre que vayamos a vender nuestro coche a un particular, ya sea a través de plataformas online o de forma directa, debemos tasarlo. La tasación consiste en acudir a un experto para hacer una valoración del vehículo en cuanto a estado general, antigüedad, desperfectos, etc. Todos los factores contarán para estimar un precio aproximado de venta por el que deberemos tratar de vender nuestro coche antiguo.

  • Entregarlo en el concesionario como parte del pago

La otra opción común para deshacernos de nuestro coche al comprar uno nuevo podría ser entregarlo en el concesionario como parte del pago por el coche nuevo. Será el concesionario el encargado de tasarlo y ofrecernos un precio por él. Puede que vendiendo en el mercado de segunda mano consigamos mayores ganancias, pero entregarlo en el concesionario nos facilitará toda la gestión de la venta, ya que serán ellos los encargados del papeleo y simplemente el valor del coche se nos descontará del precio final del coche nuevo que vayamos a adquirir.

¿Cuánto puedes ahorrar con la compra de un coche de kilómetro cero?

Este coche es aquel que ya ha pasado por todos los trámites de matriculación, y no supera generalmente los cincuenta o cien kilómetros, ya que los únicos desplazamientos que ha realizado han sido para llegar al concesionario. Es una opción intermedia entre la compra de un coche nuevo y uno de segunda mano y de esta manera, puedes conseguir un coche prácticamente nuevo, listo como cualquier otro para hacer el rodaje, y obteniendo un ahorro considerable. 

Al estar matriculado, un coche de kilómetro cero puede suponer entre un 15% y un 20% de ahorro con respecto al mismo modelo de coche nuevo, por lo que se ha convertido en los últimos años en una opción cada vez más usada.

Las mayores ventajas son el precio y un plazo de entrega muy reducido (ya que los coches de kilómetro cero suelen estar en stock en el concesionario), y las desventajas más obvias son que no puedes elegir el modelo (ni otros extras, ni otro color…), y que la duración de la garantía es algo menor, ya que comienza cuando se matriculó el vehículo.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS