El cinturón de seguridad: todo lo que tienes que saber

Descubre todos los detalles acerca del uso del cinturón de seguridad, un elemento que salva vidas. Automóvil

Si echamos la vista atrás solo unas décadas, nos parece increíble la evolución en la seguridad pasiva en los coches. Eso sí, uno de los elementos más importantes continúa siendo el cinturón de seguridad, uno de los primeros componentes que aparecieron para procurar que los ocupantes del habitáculo viajen lo más seguros posible.

Usar el cinturón de seguridad conlleva unas ventajas que se han ido haciendo evidentes año tras año. Se reduce la posibilidad de muerte en un accidente de tres a uno y si se produce un vuelco, la eficacia es máxima, rebajando en un 77 % el riesgo de fallecimiento.

El cinturón de seguridad es uno de los primeros elementos de seguridad pasiva que aparecieron en los automóviles, y sigue siendo de los más importantes y eficaces

El 25% de los muertos en accidente de tráfico viajaba sin cinturón de seguridad, mientras que el 15% de los heridos necesitaron hospitalización, según los datos ofrecidos por la DGT para el pasado año 2020.

¿Siempre es obligatorio llevar el cinturón puesto?

Usar el cinturón de seguridad lleva siendo obligatorio en nuestro país desde el año 1975 en los asientos delanteros, y empezó a serlo también para los traseros en 1992. 

A pesar de esta norma, la DGT recoge algunas circunstancias en las que no es obligatorio su uso:

  • Cuando el conductor realiza una maniobra de estacionamiento o marcha atrás.
  • Conductores de taxi de servicio en poblado, que también podrán llevar en su vehículo a personas de altura inferior a 1,35 metros sin necesidad de sistema de retención homologado (mientras no viajen en el asiento delantero y siempre por áreas urbanas exclusivamente).
  • Aquellos que dispongan de certificados de dispensa por razón médica o discapacitados.

Aparte del peligro para la vida, circular sin cinturón de seguridad o colocárselo en marcha representa una infracción grave, que significa exponerse a una multa de 200 euros y a perder tres puntos.

¿Y en un autobús?

Siempre que el vehículo cuente con este sistema de retención, es obligatorio su uso, con dos excepciones: si se viaja en un autobús urbano, pensado para que la mayoría de los pasajeros permanezca de pie y pase poco tiempo en el interior (aunque si está dotado de cinturones y te sientas, debes usarlo); y si usas uno de los autobuses que aún quedan sin cinturones de seguridad (aquellos anteriores a 2006, cuando se instauró la obligatoriedad de instalar estos elementos en todos los autobuses de nueva fabricación).

¿Los cinturones son eficaces para prevenir lesiones?

Lo son. De hecho, son uno de los sistemas de seguridad pasiva más eficaces y el único que actúa como un freno sobre el cuerpo del pasajero en caso de sufrir un accidente. Además de los datos ofrecidos en párrafos anteriores, si se produce un choque frontal, se reduce hasta el 10% la posibilidad de sufrir heridas de gravedad o morir si se lleva el cinturón correctamente colocado y a un 25% la de acabar con lesiones, fracturas o heridas de cualquier tipo. 

Si lo que sucede es un accidente por alcance, queda reducida al 50% la posibilidad de sufrir heridas importantes o perder la vida.

¿Una embarazada debe llevar puesto el cinturón de seguridad?

Aunque desde 1975, año en que comenzó a ser obligatorio su uso, ha habido cierta reticencia al uso del cinturón por las mujeres embarazadas, pensando que podría poner en riesgo la vida del feto, acabó por demostrarse todo lo contrario, esto es, que puede salvar la vida de la madre y, por ende, la de su futuro hijo. 

Por eso, a partir de 2006 se extendió la obligatoriedad de usarlo también a las embarazadas, que eso sí, deben llevar el cinturón colocado correctamente para prevenir cualquier tipo de lesión por un uso inadecuado.

¿Cubre el seguro si circulas sin llevar el cinturón de seguridad?

Independientemente de que lo lleves puesto o no, si el accidente lo ha causado el contrario, será su seguro de coche el que se ocupe de abonarte todas las indemnizaciones correspondientes. 

Pero si tú eres el causante, lleves o no lleves puesto el cinturón, tu compañía cubrirá tus daños personales solo si has contratado el seguro del conductor, ya que únicamente esta garantía cubre los daños de quien maneja el volante. 

Los pasajeros están siempre cubiertos por el seguro de responsabilidad civil obligatoria, por lo que ellos sí estarían amparados en caso de accidente. 

Ten en cuenta que en caso de causar un accidente y no llevar el cinturón puesto, tu compañía podría por ley rechazar cubrir hasta el 75% del importe de los daños, alegando que, de llevarlo puesto, estos habrían sido mucho menores.

Multas por no llevar el cinturón puesto

Las multas por circular sin cinturón de seguridad se elevan a 200 euros y acaba de aumentar a cuatro la pérdida de puntos en el carnet si el infractor es quien conduce, y a la misma cantidad sin pérdida de puntos si es un pasajero quien incumple la norma. Aunque llevemos el cinturón puesto, no está de más que eches un vistazo a un tarificador de seguros de coche para ver aquellos que incluyen la cobertura de defensa de multas. Nunca se sabe cuándo vas a tener que pedirles ayuda…

¿Cómo se comprueba el buen funcionamiento de un cinturón de seguridad?

Un cinturón de seguridad puede resultar ineficaz con el paso del tiempo, por desgaste o haber sufrido un impacto fuerte que haya deformado el tejido y con ello alterado su función, aunque no lo observemos a simple vista.

Estos elementos deben formar parte de nuestra lista de puntos a comprobar en las revisiones rutinarias a nuestro vehículo. Además, conviene saber que no podemos limpiarlos con ciertos productos de limpieza demasiado fuertes que acaben por dañarlos y si los notamos deteriorados o que ya no ajustan como solían hacerlo, los cambiemos con rapidez, aunque no hayamos tenido un accidente que justifique este deterioro.

Es muy difícil que esto que te contamos suceda, pero aun así no debemos perderlo de vista y estar atentos a cualquier cambio en los cinturones de seguridad.

Algunos puntos a considerar en su cuidado podrían incluir los que listamos debajo:

  • Limpia los cinturones con un paño humedecido, jabón neutro y agua.
  • No uses químicos ni productos muy potentes que puedan alterar la resistencia o condición del material que compone el cinturón.
  • Sustitúyelos si están deteriorados o por descuido han estado en contacto con productos que los hayan podido dañar.
  • Observa con atención sus anclajes, los tornillos y piezas que los componen, y reemplázalos si los ves oxidados.
  • El cinturón debe quedar libre en cuanto pulsemos el botón rojo del anclaje. Si no es así, cuidado.
  • Nunca uses un solo cinturón para más de un ocupante en el habitáculo.
  • Da un tirón seco y rápido para comprobar que el bloqueo de seguridad funciona con corrección.

El síndrome del cinturón de seguridad

Este es el nombre con que se ha bautizado al conjunto de lesiones que puede llegar a provocar una mala utilización de este elemento de seguridad. El síndrome del cinturón de seguridad puede producir distintas lesiones, algunas de bastante gravedad y en su mayoría, los grandes perjudicados son los niños, por indolencia o laxitud de los padres en muchas ocasiones, que les permiten viajar con el cinturón mal colocado.

Cuando hay un accidente, la fuerza que se aplica sobre nuestro cuerpo es enorme. El cinturón impide que salgamos despedidos y atravesemos ventanillas o parabrisas con consecuencias fatales. Pero a veces, el esfuerzo que debe suceder para contrarrestar la violencia con que somos lanzados al exterior, se absorbe por alguna parte concreta de nuestro cuerpo y se lesiona, al no poder soportarlo. Lo que sí debemos tener en cuenta es que en la gran mayoría de las ocasiones en que eso sucede, es motivado por un mal uso del cinturón de seguridad.

Ten en cuenta que si no lo llevas correctamente abrochado, ajustado, o pasas el brazo por encima, el cinturón deja de hacer la función para la que ha sido diseñado y es cuando podemos terminar sufriendo las consecuencias de este síndrome.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS