¿Cómo son los test del psicotécnico para el carnet de conducir?

Para obtener o renovar el carnet de conducir hay que superar una prueba teórica y otra práctica, además de un test psicotécnico. Si vas a enfrentarte a él por primera vez, te interesa leer lo que te contamos. Automóvil

Si te toca renovar el carnet de conducir o vas a sacártelo, habrás oído hablar de los ya famosos tests psicotécnicos. Es obligatorio hacer este test cada vez que tengas que renovar tu carnet (cada diez años) y por supuesto, cuando te presentas por primera vez para obtener tu licencia de conducción.

Más que un test al uso es una prueba que mide las aptitudes psicomotoras y que se ha aprobado por el Ministerio de Salud, cumpliendo unos estándares a nivel mundial. Lo que evalúan es la competencia de un conductor para usar sus aptitudes tanto físicas como psicológicas y se revisa por un médico psiquiatra que aprobará o no los resultados. Tras esta evaluación, nos entregarán un certificado que indica que no hay problemas de tipo físico ni psicológico con la persona que va a sentarse al volante.

No parece haber seguros de coche que ofrezcan algún beneficio a la hora de hacernos este tipo de test psicotécnicos, aunque algunos pueden incluir los gastos de esta prueba si lo que vas a hacer es renovarlo, pero siempre recomendamos preguntar a nuestro asesor de confianza para que nos puedan dar la información más ajustada.

¿Qué voy a tener que hacer en mi test psicotécnico?

Ya sabes que esta prueba se hace para comprobar que tus condiciones, tanto psíquicas como físicas son las adecuadas para llevar un vehículo. Con el avance de las tecnologías, puede que dependiendo de dónde acudas a realizar este test, los dispositivos utilizados para llevar a cabo las pruebas no sean los mismos; estarán más o menos actualizados, pero lo que se pretende es llegar al mismo fin. Medirán tus capacidades de coordinación, tu agudeza visual y qué tal estás del oído. La generalidad es que superar estas pruebas no es complicado, si todo es correcto. Una cosa que no está de más es hacerse un pequeño chequeo en este sentido, que puedes llevar a cabo gracias a tu seguro de salud

Tu salud: antes de empezar, probablemente te hagan alguna pregunta acerca de este tema: si tienes alguna enfermedad o la has padecido, si eres consumidor habitual de alcohol, si fumas… puede haber preguntas también sobre a qué te dedicas y cómo se desarrolla tu rutina diaria. 

Movimientos y coordinación: las pruebas que harás para comprobar cómo estás en este campo son las que se llevan a cabo con una máquina compuesta de una pantalla con unos mandos (tipo videojuego) en el que tendrás que dirigir una bolita, rectángulo (depende de la máquina, tendremos uno u otro icono) por lo que simula ser una carretera. Tendrás que conseguir que no se salga de ella (o se salga el menor número de veces posible). Hay otro tipo de prueba en la que se dirige un icono en línea recta y se debe apretar un pulsador cuando creemos que estamos llegando al principio de la línea. La dificultad que entraña esta prueba es que los mandos son independientes, por lo que no tiene mucho que ver con el volante, en el que, aunque uses las dos manos, las dos se mueven en la misma dirección. Con la máquina, puede que tus manos -aún yendo en el mismo sentido- no se muevan con el mismo radio de giro o la misma velocidad, y ahí radica la complicación del asunto… Eso sí, no te vengas abajo si la máquina emite una señal acústica de vez en cuando porque te has salido del camino que deberías seguir: es habitual y entra dentro de lo previsto.

Tu visión: antes o después de las pruebas anteriores, te controlarán la vista. En esta ocasión verás que tienes que hacer lo mismo que cuando vas al oftalmólogo o a la óptica: hay una pantalla iluminada con unas letras de distintos tamaños que tendrás que ir enumerando en el orden que te soliciten, con un ojo cubierto, después el otro, y finalmente, con ambos ojos descubiertos. Debes comunicar si has tenido algún problema de visión, si llevas gafas y para qué o en qué momentos el especialista te ha indicado que las uses.

¿Qué tengo que llevar a este test?

Si estás yendo a la autoescuela para sacarte el carnet de conducir por primera vez, serán ellos quienes se ocupen de presentar tu documentación, generalmente. Pero si tienes que renovar el permiso, te contamos qué tendrás que hacer.

Es imprescindible tener en vigor tu documento nacional de identidad (DNI), aportar una foto en color tipo carnet (en la mayoría de los centros donde se llevan a cabo estos test puedes hacerte la foto in situ directamente), un modelo estándar de solicitud para esta prueba de la Dirección General de Tráfico que te pueden proporcionar allí mismo y tendrás que firmar un documento en el que afirmas que no hay impedimentos de carácter judicial para que puedas conducir un vehículo a motor, que no eres titular de otro carnet de conducir que tenga validez o que esté restringido en algún otro país de Europa (de la Unión, concretamente).

¿Cómo tengo que prepararme para hacer este test?

Si vas a la autoescuela, es porque necesitas prepararte para tu examen teórico y más aún, para el práctico. Para hacerse el test psicotécnico no hay que prepararse nada. El orden que seguirás es aprobar el examen teórico, pasar este psicotécnico y presentarte y, por último, aprobar el examen práctico.

Sabrás que el carnet de conducir de tipo B (el más habitual), tiene una validez de 10 años desde su expedición, hasta que alcancemos la edad de 65. De aquí en adelante, nos pedirán renovarlo cada 5 años y al llegar a edades más avanzadas, anualmente. 

Aunque lo habitual es que esperemos a que llegue la fecha de caducidad de nuestro permiso de conducir, podemos presentarnos voluntariamente a hacer el test psicotécnico y comenzar el proceso de renovar nuestro carnet desde tres meses antes de esa fecha límite. Esto sería lo recomendable, ya que está prohibido conducir con el permiso de conducir caducado, que está considerado como una infracción de tipo grave que podría terminar con una sanción de hasta 200 euros.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS