¿Cuándo cambiar la batería del coche?

¿Es este un elemento que debemos cambiar periódicamente, o solo si se estropea? Te lo contamos. Automóvil

Saber en qué momento nos toca cambiar la batería de nuestro vehículo es algo que, como conductores, nos interesa saber. Este elemento es imprescindible para poder arrancar el coche así que si empieza a fallar cada vez nos será más complicado emprender la marcha. 

Pero, ¿hay un momento determinado en que debemos cambiarla? ¿Basta solo con recargarla? ¿Es necesario sustituirla? Respondamos a estas y alguna otra pregunta más.

¿Cada cuánto se cambia la batería del coche?

Realmente no existe un plazo determinado en el que debamos cambiar la batería del coche o en que vaya a dejar de funcionar. Lo cierto es que como la mayoría saben, este elemento es el que permite que prácticamente todos los dispositivos de nuestro vehículo puedan funcionar, alimentándolos con su energía para que puedan funcionar. Desde la radio hasta el GPS, pasando por los limpiaparabrisas o los cierres centralizados, sin olvidarnos de las luces.

Lo que es recomendable es revisarla cada cierto tiempo; una vez por semestre sería lo aconsejable si nuestro coche ha cumplido los dos años de vida. Hay quienes aconsejan cambiarla si ya tiene más de cuatro años, aunque funcione, por pura prevención y así evitar que el día menos pensado no puedas arrancar el coche en el momento más inesperado.

¿Cómo se cambia la batería?

Antes de cambiar la batería de un coche debemos estar al tanto de algunos detalles. A pesar de que muchos puedan pensar que es tarea fácil, hay que considerar que, si no lo hacemos bien, podemos estropear el sistema eléctrico y tenemos muchas posibilidades de perder la configuración de algún elemento del vehículo.

Recuerda, si no lo sabes ya, que una batería es altamente corrosiva y contaminante, además de con muchas posibilidades de inflamarse. Hay obligación de reciclarlas, por lo que aparte de tener el repuesto correspondiente preparado, es necesario pensar dónde llevarla para desecharla correctamente o dónde almacenarla mientras puedes llevarla al punto limpio o un establecimiento convenientemente autorizado para ello.

Cambiar la batería del coche no conlleva un coste muy elevado, por lo que es más que recomendable acudir a un profesional que la sustituya y deseche la antigua con seguridad

No olvides que hay veces en que la batería no es el problema: alternadores, motores de arranque o sistemas eléctricos son en ocasiones la causa de que nuestro coche no funcione como debiera, así que si echas mano de tu seguro de coche, a lo mejor puedes llevarlo a que te lo revisen en algún punto autorizado antes de abrir el capó de tu vehículo y cambiarla si es otra cosa la que está afectando a tu vehículo. 

Averigua si en tu póliza aparece este servicio y úsalo, porque en el taller te informarán de qué le está pasando a tu coche y quizás no tengas que cambiar la batería. 

Si prefieres intentarlo, hazte con unos guantes de goma -como debemos hacer siempre que vayamos a trabajar con elementos que tengan que ver con la corriente- y con las herramientas necesarias (una llave inglesa y un trapo son imprescindibles), localízala en tu coche, comprueba en su pegatina la capacidad de arranque y la tensión, desconecta la batería vieja, quítale los tornillos para desmontarla (cuidado porque pesa bastante), observa bien que la plataforma donde descansaba esté en buen estado y limpia, coloca la nueva batería, ánclala y conéctala. 

¿Cuánto cuesta cambiarla?

Cambiar la batería es una operación que tiene un coste bastante reducido, por lo que no merece la pena arriesgarnos a no hacerlo correctamente y causar daños a nuestro coche que no tenía antes. Lo mejor es ponerse en manos de profesionales y si tu seguro cuenta con garantías que te cubran el cambio de batería, no te lo pienses y llama.

Motivos por los que se puede descargar (y cómo evitarlo)

Las baterías de los coches se descargan por diversas razones, además de por el desgaste natural de este componente. 

  • Demasiado tiempo de inactividad
  • Utilización demasiado frecuente
  • Los cambios de temperatura 
  • Dejar las luces encendidas al apagar el coche

Para evitar la descarga de la batería, hay que recordar arrancar nuestro coche de vez en cuando si estamos en una época en la que no lo usamos prácticamente, intentar no realizar únicamente trayectos muy cortos con el coche, encender el contacto y esperar unos minutos antes de arrancar el motor en los meses invernales (el frío es fatal para las baterías) y acordarnos siempre de apagar las luces al estacionar nuestro coche, sobre todo si el coche es antiguo.

Si se descarga la batería, ¿hay que cambiarla?

Si necesitas usar el coche con urgencia, puedes intentar cargarla para salir del paso. Lo más fácil es hacer una llamada a tu seguro de coche, que, gracias a la cobertura de asistencia en viaje, enviará a un profesional que podrá cargar tu batería en el mismo punto donde tengas estacionado el coche que no arranca. Él podrá decirte si esto puede hacerse y de esta manera puedes circular, si debes acudir a un establecimiento a cambiar la batería o si puede cambiártela él mismo en el lugar en que te encuentras. 

Si te estás preguntando si cubre el seguro la batería, compruébalo en tu póliza para comenzar a comparar seguros de coche y encontrar aquel que te ofrezca todas las garantías y coberturas que necesitas.

Así puedes saber si la batería está bien

Hay algunas pistas que nos da nuestro coche respecto al estado de nuestra batería, así que, si no se cumple ninguno de estos puntos, puedes respirar tranquilo ya que la salud de tu batería es, por el momento, óptima.

El indicador más elemental es que el testigo que tenemos en el salpicadero nos indique, encendiéndose, que tu batería está fallando. También puedes notar que el coche no tiene la fuerza habitual cuando estás circulando, y por supuesto, en las revisiones rutinarias de tu coche te avisarán si hay algún problema con la carga de la batería o si debes cambiarla directamente.

Si no has notado que nada de esto sucede, no toca cambiar la batería del coche y podemos seguir circulando y utilizando el coche con total normalidad.

Si te quedas sin batería, échale un vistazo a tu seguro

El seguro de coche es el gran aliado y muchas veces, no lo sabemos. Aunque es probable que tu póliza no incluya la sustitución de la batería si no has sufrido un siniestro que la haya dañado, sí puedes utilizar la cobertura de asistencia en viaje. 

Gracias a esta garantía, como hemos adelantado más arriba, podrás ser asistido allá donde te encuentres y dependiendo del problema que presente el coche, te cargarán la batería o te la cambiarán (aunque el coste del elemento corra probablemente de tu cuenta); si la causa fuera otra que no se pudiera determinar en el acto, te acercarán a tu coche y a ti a un taller concertado o de tu elección, según se recoja en tu seguro. 

Además, en ocasiones, la póliza pone un coche de sustitución a tu disposición durante algunos días, así que comprueba si en la tuya aparece este servicio y puedes hacer uso de él, porque puede sacarte de un apuro en alguna ocasión.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS