¿Cubre el seguro del coche los daños por granizo?

Ha caído una granizada, tenías el coche en la calle, y cuando vas a verlo, está destrozado. ¿Cubre el seguro estos daños? ¿Cómo tengo que reclamar? Automóvil

Aunque no es lo habitual, de vez en cuando hay tormentas de granizo que son demoledoras con todo lo que encuentran a su paso. Es cierto que hay zonas de nuestro país donde los fenómenos atmosféricos que acarrean riadas, lluvias torrenciales, tormentas de granizo… son más frecuentes, por lo que depende de donde vivas, debes estar muy atento a las coberturas de tu seguro de coche.

Las bolas de este granizo a veces son pequeñas, de unos cinco milímetros de diámetro, pero otras son grandes como pelotas de ping pong. Evidentemente, cuanto mayores sean, más daños pueden causar, porque si algo caracteriza estas tormentas, es la virulencia con la que descargan estas “piedras” que caen del cielo.

Si cae una de estas y tienes el coche aparcado en la calle, échate a temblar, por si acaso. Los daños que presentan los vehículos al finalizar estas tormentas son en ocasiones bastante cuantiosos, por lo que la duda está servida:

¿Cubre el seguro del coche el daño por granizo?

Siempre hay que comprobar si nuestra póliza contempla esta posibilidad, cubriendo los desperfectos producidos por la granizada. En los seguros a todo riesgo, la que tenemos que buscar es la cobertura de daños propios, pero hay aseguradoras que la incluyen en sus seguros a terceros. Si la fuerza con la que ha caído el granizo es la suficiente, pueden, además de abollar la carrocería, romper las lunas de nuestro coche, caso en el que tendremos que hacer uso de la cobertura de lunas. Habrá que ver qué seguro tenemos contratado para saber qué cobertura debemos utilizar a la hora de llamar a nuestro seguro para comunicar el siniestro.

Los seguros de coche pueden cubrir los daños causados por el granizo, pero dependerá de las condiciones particulares de la póliza

Dentro de los seguros de coche a terceros, en muchas ocasiones se pueden complementar sus coberturas añadiendo una garantía específica para estos daños generalmente conocida como de daños atmosféricos, daños meteorológicos, daños por pedrisco o daños por granizo. Con esta cobertura, la compañía se hará cargo de los gastos de la reparación del coche a pesar de no tener un seguro a todo riesgo. 

Conviene saber discernir en qué casos nuestro seguro debe hacerse cargo de la reparación de nuestro coche o entra en juego el Consorcio de Compensación de Seguros. Más adelante veremos cuándo hay que acudir a ellos.

Si tengo mi vehículo asegurado a todo riesgo ¿me cubre el seguro?

Por norma general, los seguros que incluyen los daños propios en modalidades de todo riesgo con o sin franquicia contemplan este tipo de desperfectos causados por fenómenos atmosféricos.

Un seguro a todo riesgo es, al fin y al cabo, un seguro que protege nuestro propio vehículo de lo que le pueda ocurrir sin tener que demostrar que la culpa del daño es derivada de otra persona o cosa. 

Dentro de la modalidad de todo riesgo podemos diferenciar entre los que cuentan con una franquicia asociada a los daños propios y los que no.

Seguro a todo riesgo sin franquicia

Con el seguro a todo riesgo sin franquicia podremos presentar como daños propios los partes necesarios para tener el vehículo en perfectas condiciones tras un siniestro. Por esa razón, teniendo un seguro de estas características podemos tener prácticamente la certeza de que, si hay que reparar desperfectos causados tras la caída de granizo, se hará cargo. Si bien es cierto que, aunque suene tentador, no se debe abusar y dar partes sin cesar dado que nos expondremos a que los próximos años la anualidad del seguro suba y se tenga que abonar una prima mayor por siniestralidad.

Seguro a todo riesgo con franquicia

En este caso nos encontramos en una situación muy parecida. Así que sí, podemos contar con que un seguro a todo riesgo con franquicia nos cubrirá frente a los daños causados por el granizo, pero con la condición de abonar la franquicia que acordamos en su día con nuestra aseguradora, por lo que a no ser que haya casos en que esté estipulada en el contrato una cobertura íntegramente destinada a estos daños y no tenga franquicia asociada, el tomador deberá abonar la franquicia.

Cuándo debo avisar a mi seguro

En general, cuando se causan daños a furgonetas, camiones, motos o coches, la aseguradora suele cubrir los desperfectos causados por la caída de granizo, gracias a la garantía de daños propios. En los seguros a todo riesgo se incluyen en la mayoría de las compañías compensaciones por los daños provocados por las inclemencias del tiempo.

Entre las diferentes coberturas que encontramos en el mercado un buen ejemplo es la que ofrece Allianz. Con su producto para coches, en cualquiera de sus modalidades ampliadas ofrece la opción de añadir protección frente a este tipo de sucesos otorgando una mayor tranquilidad al asegurado.

La cobertura de rotura de lunas, una de las principales consecuencias tras una tormenta de granizo, también está incluida en esta compañía desde sus seguros a terceros. 

Hay que recordar que otros daños sufridos por los vehículos, causados por la meteorología -como desprendimiento de rocas, inundaciones, terremotos o caída de árboles- no quedan cubiertos por la aseguradora, por norma general. Aquí es donde, como anunciamos antes, entra en escena el Consorcio.

El Consorcio de Compensación de Seguros

El Consorcio de compensación de Seguros cuenta entre sus atribuciones la de indemnizar los daños producidos por fenómenos naturales, entre otros,  a condición de tener suscrito un seguro para las personas o bienes afectados, según recoge en su web, bajo el epígrafe Seguro de Riesgos Extraordinarios. El granizo no está contemplado en este caso, así que no podemos contar con que el Consorcio nos indemnice si la causa de nuestro siniestro ha sido el mencionado granizo, la lluvia, los vientos (si no han alcanzado los 120 km por hora) o el a veces subestimado peso de la nieve. En estas ocasiones, nuestra compañía es la que debe hacerse cargo, si la póliza que tenemos contratada incluye la cobertura de daños meteorológicos o fenómenos atmosféricos -podéis encontrar diferentes maneras de llamarla-.

Un coche con seguro está cubierto de manera automática por el Consorcio de Compensación de Seguros ante los  riesgos extraordinarios

 Ya desde 2006, aquellos que tienen un seguro de responsabilidad civil para su vehículo, están cubiertos también respecto de los daños causados por riesgos extraordinarios, aunque no tengan contratados los daños propios. Ya sabes que el Consorcio es un organismo estatal que recibe una pequeña parte, que abonamos a modo de recargo, de lo que pagamos por nuestras pólizas de seguros.

Pero, para evitarnos demoras innecesarias, que podrían venir derivadas de trámites burocráticos, siempre será mejor tener contratadas el máximo de coberturas que nos interese con nuestra compañía de seguros.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS