¿Cómo saber si una moto es robada?

Si compras una moto de segunda mano, sabes si estás conduciendo una moto robada? Te contamos cómo puedes averiguarlo. Motocicleta

Según datos procedentes de fuentes del Ministerio del Interior, cada día se roban en España alrededor de cien coches y motos, siendo la cifra de robos de motos superior a la de coches. Esta cifra supera con creces a la media de otros países europeos. ¿A qué se debe? Probablemente a la propia cultura de cada país y al índice de “amigos de lo ajeno”, así como a que en España se circula mucho más en motocicleta que en otros países del norte de Europa, a causa del clima tan favorable para circular en este tipo de vehículos durante prácticamente casi todo el año. 

Centrándonos en los robos de motos, se estima que únicamente se recuperan alrededor de un 10% de todas las motos sustraídas y que, además, la mayor parte de los robos se deben a que el propietario no las ha protegido lo suficiente o las ha dejado aparcadas en lugares poco frecuentados. Los robos cometidos por delincuentes más profesionales suelen ser una minoría en estos casos. Los seguros de moto tendrán que actuar en estas ocasiones, tras comprobar cómo han sucedido los hechos.

Existen determinadas ciudades o provincias que lideran la lista de lugares donde se cometen más robos de motos como: Barcelona, Madrid, Alicante, Sevilla y Málaga. Además, también hay determinadas marcas y modelos de moto preferidas por los ladrones, por ejemplo: Honda SH 125, Yamaha T-Max, Kawasaki Z, Yamaha X-Max y KTM 125-Duke. Esto se debe a que seguramente, sean modelos muy valorados en el mercado o que se pueden vender con facilidad, pero ¿qué pasa si el comprador se da cuenta de que está negociando para comprar en el mercado de segunda mano una moto robada?

Así puedes saber si una moto es robada

Las tres vías principales para adquirir una moto de segunda mano son a través de un concesionario especializado en vehículos de ocasión, a través de Internet en páginas donde particulares venden a otros y, por último, a través de personas conocidas

El proceso más sencillo y rápido para saber si la moto que estás pensando en comprar es robada o no, es acudir a la jefatura de la Dirección General de Tráfico que te corresponda y solicitar un informe del vehículo. Así de sencillo. Con aportar el número de matrícula será más que suficiente para obtener la información que necesitas. 

El seguro de moto puede ayudarte en todos los trámites necesarios gracias a la cobertura de Defensa Jurídica, además de la indemnización que te corresponda en cada caso

Actualmente, este trámite puede realizarse también a través de Internet a través de la página oficial de la Dirección General de Tráfico. En ambos casos, normalmente, habrá que abonar un coste inferior a 10€. 

Otra opción para descubrir si estás ante una moto robada es comprobando el número de bastidor. Este código se encuentra habitualmente en el chasis y debe coincidir con el que aparece en los papeles de la moto. Si no coincide, es que algo sospechoso sucede. 

El último truco para saber si estás ante una venta fraudulenta es el precio. Puedes buscar en Internet por cuánto suele venderse ese modelo en el mercado de segunda mano y, si estás ante un precio demasiado barato, es porque quizá el vendedor desea quitársela de encima cuanto antes. Un precio más barato de lo normal es un síntoma que debe hacerte sospechar y entonces, habrá que insistir en el resto de las averiguaciones o realizar las preguntas necesarias al vendedor.

El registro de motos robadas

Hay algunas webs dedicadas al mundo de la moto en las que ya hay registros y listados de motos robadas, para intentar ayudar a su recuperación dentro de la comunidad de moteros. Indican que si ves una moto robada por la calle todo lo que debes hacer es avisar a la policía y no intervenir. Podrás consultar estos listados para verificar que se trata de una moto sustraída y los agentes de la autoridad serán los que se ocupen de localizar a su verdadero propietario y realizar todos los trámites necesarios.

Pasos que debes seguir si roban tu moto

  • Denunciar el robo a la policía. Debemos intentar que esta gestión se realice con la mayor prontitud, ya que cuanto antes lo notifiquemos, menos distancia habrán conseguido hacer con la moto.  Además, actuando con rapidez, puede que evites verte envuelto en algún acto delictivo que se lleve a cabo utilizando tu moto.
  • Notifica el robo a tu aseguradora. Si te estás preguntando si se cubre el robo, lo más habitual es que se incluya esta cobertura en los seguros a todo riesgo y puedas elegirla como opción en las modalidades a terceros. Dependiendo de lo que figura en tu póliza, te reintegrarán el valor a nuevo en el primer año desde la matriculación, el valor venal o el valor venal mejorado en la medida que se determine en el contrato. Y si la moto llegase a aparecer, si tienes cubierto el robo tienes asegurada la reparación de todo aquello que haya resultado dañado durante el tiempo que ha estado sustraída -si el coste de estas reparaciones no se eleva más allá del valor venal del vehículo; si sucede esto, la aseguradora dará siniestro total y te indemnizará oportunamente-.
  • Pregunta en el depósito municipal. En ocasiones, roban una moto para cometer un hecho delictivo y después, la dejan abandonada, avisando cualquier persona al depósito cuando ven que lleva muchos días sin moverse de un mismo emplazamiento. Otra situación que puede darse es que pienses que te la han robado y en realidad la grúa se la ha llevado al depósito porque la has dejado mal aparcada. Para salir de dudas, llama por teléfono e infórmate de si tu moto se encuentra allí sin necesidad de desplazarte para averiguarlo.
  • Usa las redes sociales. Publica rápidamente que te han robado la moto, sube fotos y datos como la matrícula, color y cualquier detalle que pueda ser relevante para que todos tus seguidores y contactos estén alerta por si la ven. Entra en las páginas web de compraventa de motocicletas, por si encuentras a la venta la tuya, por casualidad. Y usa el listado de motos robadas del que hablábamos antes y está en varias webs del sector motero.
  • Da la moto de baja. Si pasa el tiempo y no tienes la suerte de dar con tu moto, ve a la Jefatura de Tráfico y procede a darla de baja, aunque sea de manera temporal. Así evitarás recibir el impuesto de circulación y si finalmente aparece, la podrás dar de alta de nuevo de manera gratuita, porque al haber denunciado el robo no tendrás que pagar las tasas al volver a tramitar el alta. Si estas gestiones te dan problemas, siempre podrás encontrar ayuda en el seguro de tu moto y si el tuyo no contempla servicios de este tipo, siempre estás a tiempo de comparar seguros de moto hasta dar con el que te parezca más interesante.

Así te ayuda el seguro si roban tu moto

Además de lo arriba mencionado, la cobertura de robo de tu seguro de moto te ayudará gracias a la garantía de Defensa Jurídica en los trámites de puesta de denuncia y todas aquellas gestiones que necesites hacer relacionadas con el robo del vehículo.

Me han robado la moto en el garaje

Si la moto ha sido sustraída mientras la tenías en el garaje, debes dar parte de cualquier modo al seguro de la moto, ya que el seguro de hogar no cubre los vehículos. Si el robo se ha producido en un garaje público, deberás aportar el justificante de que tu moto se hallaba estacionada en él para intentar que ellos se hagan cargo, aunque debes informarte siempre acerca de la responsabilidad de la empresa sobre los vehículos que allí se depositan.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS