¿Cómo saber si una moto es robada?

Estás pensando en hacerte con una moto y has visto alguna de segunda mano, pero no quieres llevarte un susto con su compra. Aprende a saber si una moto es robada. Motocicleta

Según datos procedentes de fuentes del Ministerio del Interior, cada día se roban en España alrededor de cien coches y motos, siendo la cifra de robos de motos superior a la de coches. Esta cifra supera con creces a la media de otros países europeos. ¿A qué se debe? Probablemente a la propia cultura de cada país y al índice de “amigos de lo ajeno”, así como a que en España se circula mucho más en motocicleta que en otros países del norte de Europa, a causa del clima tan favorable para circular en este tipo de vehículos durante prácticamente casi todo el año. 

Centrándonos en los robos de motos, se estima que únicamente se recuperan alrededor de un 10% de todas las motos sustraídas y que, además, la mayor parte de los robos se deben a que el propietario no las ha protegido lo suficiente o las ha dejado aparcadas en lugares poco frecuentados. Los robos cometidos por delincuentes más profesionales suelen ser una minoría en estos casos. Los seguros de moto tendrán que actuar en estas ocasiones, tras comprobar cómo han sucedido los hechos.

Existen determinadas ciudades o provincias que lideran la lista de lugares donde se cometen más robos de motos como: Barcelona, Madrid, Alicante, Sevilla y Málaga. Además, también hay determinadas marcas y modelos de moto preferidas por los ladrones, por ejemplo: Honda SH 125, Yamaha T-Max, Kawasaki Z, Yamaha X-Max y KTM 125-Duke. Esto se debe a que seguramente, sean modelos muy valorados en el mercado o que se pueden vender con facilidad, pero ¿qué pasa si el comprador se da cuenta de que está negociando para comprar en el mercado de segunda mano una moto robada?

¿Cómo puedo saber si la moto que quiero comprar es robada?

Las tres vías principales para adquirir una moto de segunda mano son a través de un concesionario especializado en vehículos de ocasión, a través de Internet en páginas donde particulares venden a otros y, por último, a través de personas conocidas

El proceso más sencillo y rápido para saber si la moto que estás pensando en comprar es robada o no, es acudir a la jefatura de la Dirección General de Tráfico que te corresponda y solicitar un informe del vehículo. Así de sencillo. Con aportar el número de matrícula será más que suficiente para obtener la información que necesitas. 

Actualmente, este trámite puede realizarse también a través de Internet a través de la página oficial de la Dirección General de Tráfico. En ambos casos, normalmente, habrá que abonar un coste inferior a 10€. 

Otra opción para descubrir si estás ante una moto robada es comprobando el número de bastidor. Este código se encuentra habitualmente en el chasis y debe coincidir con el que aparece en los papeles de la moto. Si no coincide, es que algo sospechoso sucede. 

El último truco para saber si estás ante una venta fraudulenta es el precio. Puedes buscar en Internet por cuánto suele venderse ese modelo en el mercado de segunda mano y, si estás ante un precio demasiado barato, es porque quizá el vendedor desea quitársela de encima cuanto antes. Un precio más barato de lo normal es un síntoma que debe hacerte sospechar y entonces, habrá que insistir en el resto de las averiguaciones o realizar las preguntas necesarias al vendedor.

Consejos a tener en cuenta antes de comprar una moto de segunda mano

  • Asegúrate de que los kilómetros que marca se correspondan con la realidad y no se haya trucado o el vendedor haya marcado en la descripción menos km de los que corresponden con la realidad. 
  • ¿Cuál es el estado del motor? ¿Arranca con facilidad? ¿Suena de forma extraña al circular? 
  • Comprueba el estado de las ruedas, así como si tiene alguna soldadura o está rayada. Lo ideal es que la apariencia sea perfecta y, si no es así, el vendedor lo haya informado previamente. 
  • ¿El kit de transmisión es el original
  • No te decidas por la primera oferta que hayas visto, prueba y compara todas las opciones posibles del mismo modelo, de esta forma tendrás más oportunidades de elegir la mejor opción para ti. 
  • Prueba la moto, a veces los sonidos y la propia circulación te dan mucha información, sobre todo si entiendes sobre motos y sus averías más habituales. 
  • ¿Tienes un lugar seguro para guardarla cuando no la uses? ¿Qué seguro de moto vas a elegir? Te ayudamos a elegir entre la compañía aseguradora que mejor relación calidad precio ofrezca.
  • Por último, si quieres estar 100% seguro de que estás ante una buena oportunidad, puedes llegar a un acuerdo con el vendedor para que tu mecánico de confianza revise la motocicleta antes de realizar la compra.

Ventajas de comprar una moto en el mercado de segunda mano

  • El precio de venta habrá perdido un valor de mercado de hasta un 40%, o incluso más, que si la compras nueva. 
  • En la red hay mucha información, páginas web especializadas en la venta de motos de segunda mano y chats donde podrás intercambiar opiniones y experiencias con otros aficionados. 
  • Algunos portales de venta de segunda mano ofrecen la posibilidad de financiación e incluso garantía
  • Ahorras los gastos relacionados con el impuesto de matriculación. 
  • Puedes probar la moto y, dependiendo del tipo de vendedor, incluso negociar precio o recibir algún complemento de regalo como, por ejemplo, el casco. Todo depende del tipo de transacción que realicéis. 
  • Puedes conseguir la moto a través de un intercambio y no solo de forma monetaria.

Desventajas de comprar una moto de segunda mano

  • No serás tú la persona que estrene la moto. Hay quien le da mucha importancia a este hecho y prefiere comprar vehículos que nadie haya usado antes. 
  • No dispondrás de las garantías que suelen ofrecer las marcas cuando la moto se compra de primera mano. Tendrás que hacer frente a cualquier imprevisto si, pasados unos meses, sufres alguna avería o similar. 
  • Los gastos relacionados con los impuestos son más o menos iguales que si estamos ante la compra de una moto nueva. 
  • Los consumibles de la moto como neumáticos, frenos o kit de arrastre no son nuevos por lo que, en un periodo de tiempo, dependiendo de cómo estén, tendrás que cambiarlos o revisarlos previamente. 
  • Nunca vas a saber al 100% cuál ha sido la vida anterior de tu nueva moto. 
  • Como anunciábamos a lo largo del artículo, puede darse el caso de que la moto sea robada, en este caso has de denunciar a la Policía y, por supuesto, no comprar la motocicleta en cuestión. 

¿Te hemos convencido? ¿Te decantas por una moto de segunda mano o nueva? 

MÁS INFORMACIÓN SOBRE SEGUROS