Eliminar el moho de la casa es una necesidad que va más allá de lo estético. Las manchas que generan en las paredes o lo que se acumula en los azulejos no solo las hacen ver mal, sino que es de gran importancia retirarlo por cuestiones de salud.

Con independencia de su color: verde, gris, negro… es conveniente eliminarlo cuanto antes. De las 100.000 especies de hongos conocidas, unas 500 son dañinas para el ser humano, debido a sus esporas y los desechos metabólicos que provocan alérgenos o tóxicos y favorecen las bronquitis, el asma y la tos.

Existen productos de limpieza que solemos tener en casa, que pueden eliminar los mohos pero a su vez pueden suponer un riesgo para nosotros. Ten en cuenta que la lejía y otros productos similares basados en el cloro son muy eficaces ya que matan las esporas en 10 segundos. Pero también suponen un riesgo para la salud, porque emiten compuestos volátiles que al ser respirados dañan las células de las vías respiratorias y, entre otras cosas, aumentan la vulnerabilidad a las infecciones. Por eso si los utilizas debes hacer tomando precauciones.

Es conveniente que utilices mascarilla, guantes y gafas para retirarlo con seguridad.

Remedios para quitar el moho

Con amoniaco y agua

Mezcla un chorro de amoniaco, si es perfumado mejor, diluido en abundante agua. Aplica la mezcla sobre la superficie donde se encuentre la mancha y déjalo actuar entre 10 y 15 minutos. Después limpia la superficie con ayuda de un paño y seca bien.

Con lejía y agua

Rebaja la lejía con agua en función de la superficie sobre la cual lo vayas a utilizar, pero procura que sea un tapón de lejía por un litro de agua aproximadamente. Aplica la solución con un paño húmedo y deja que actué durante 10 o 15 minutos. Enjuaga la superficie y sécala.

Cuando identificamos la aparición del moho rápidamente suele ser suficiente con aplicar uno de estos tres productos:

  • Alcohol etílico al 80%
  • Agua oxigenada al 3-10%
  • Carbonato de sodio al 5%

En la mayoría de los casos, con aplicar uno de estos productos el moho se desprende y puede ser eliminado.

En caso de que el moho ya lleve un tiempo la eliminación es mucho más complicada, ya que las esporas que genera habrán penetrado en el material y una limpieza superficial no conseguirá resultados duraderos.

Lo más recomendable es acudir a los servicios de un profesional del que tengamos buenas referencias y que nos informe de las opciones que tenemos para erradicar el problema.

¿Me cubre la limpieza del moho el seguro de hogar?

Antes de reparar las humedades producidas en una vivienda es necesario comprobar de que tipo son y cuál es su origen. Dado que existen distintos motivos por los que puede aparecer este problema en una casa, el seguro de hogar ofrecerá una solución u otra según cada caso, así como también en función de las coberturas contratadas.

Si el moho ha sido provocado a consecuencia de una rotura de una tubería, lo primero que debes hacer es avisar cuanto antes a tu compañía de que has detectado goteras o humedades. Generalmente, tu aseguradora enviará un perito que evaluará la situación. El técnico del seguro determinará el origen de la fuga y procederá a reparar los daños provocados por el agua.

En función del tipo de póliza que tengas contratados te cubrirá una serie de daños estéticos derivados de los daños por agua, como puede ser la retirada del moho.

Por eso, para evitarte todos estos disgustos y sorpresas, te aconsejamos contratar un seguro de hogar, como los que te ofrecemos desde El Corte Inglés Seguros que cubre los daños de nuestra vivienda y nuestro patrimonio contra el quebranto que pueden suponer riesgos puramente accidentales, como un incendio o una inundación, o intencionados por parte de terceros, como un robo.