Lo que al principio se empezó a utilizar para calentar un vaso de leche, ahora este aparato se ha convertido en un imprescindible en la cocina.

Se usa para calentar, cocinar, cocer, precalentar, para todo. El 90% de las casas, tanto de Europa como de Estados Unidos, lo tienen en sus cocinas.

Pero, aunque lo uses día a día seguramente no sepas los mitos y verdades más comunes del famoso microondas.

-Las ondas microondas hacen que la comida sea peligrosa.

Falso. Las microondas son ondas electromagnéticas de alta frecuencia que actúan sobre determinadas moléculas del agua, grasas y azúcares sin alterarlos. En ningún caso modifica la composición química de los alimentos, más allá de los cambios normales que se producen en cualquier método de cocción.

-Podemos comprobar si un microondas tiene fugas haciendo sonar un móvil en su interior.

Falso. Este mito es realmente falso, ya que el móvil siempre suena, tenga o no fugas el aparato, porque las microondas y las ondas de la telefonía son cercanas pero distintas.

-El microondas destruye todos los nutrientes.

Falso. Los alimentos cocinados en el microondas son tan seguros y tienen el mismo valor nutricional que los cocinados en un horno o en una cocina convencional, aunque esto no quiere decir que no se pierdan nutrientes.

-El agua puede salir disparada.

Verdadero. Seguramente has introducido en el microondas una taza llena de agua para calentarla hasta el punto de ebullición y hacerte una infusión. Es posible que tras dejarlo 2 minutos en el microondas no lleguemos a detectar las típicas burbujas de ebullición, pero si lo movemos o introducimos la bolsita de té, podrían aparecer como por arte de magia esas burbujas.

-El huevo explota y el chocolate se quema.

Verdadero. No es aconsejable introducir un huevo entero en el microondas ya que este puede explosionar dentro o fuera del horno cuando lo perforas. Por otro lado, el chocolate es un ingrediente muy delicado y se puede quemar con facilidad.

-Es un sistema fácil para descongelar alimentos.

Verdadero. Es muy habitual descongelar alimentos en el microondas. Las ondas pueden provocar que empiece a descongelarse por una punta y poco a poco se vaya extendiendo, no lo hace de forma homogénea. No es un proceso muy óptimo ya que es mejor la descongelación natural, pero es rápido y funciona en el día a día.